Distimia o pesimismo crónico

Muchas personas han sufrido o sufren  en silencio la distimia. Siguen con sus vidas como pueden, pensando que son pesimistas por naturaleza, que es su forma de ser, que  nada pueden hacer para mejorar y  por ello no buscan ayuda profesional.pesimista

Son personas que padecen lo que se denomina “depresión crónica” o “pesimismo existencial”.

Según los estudios, afecta entre un 6% y 10% de la población. Es un trastorno poco diagnosticado  y mal tratado, porque en muchas ocasiones se trata como una depresión, y el protocolo es otro. Suele iniciarse en torno a los 20 años, de forma que si aparece antes de los 21 se denomina de inicio temprano.

Es un trastorno lento, persistente que puede manifestarse durante años. Los síntomas aparecen y desaparecen, pero en general las personas con distimia se caracterizan por tener una   personalidad melancólica, con dificultad para sentirse optimistas y felices.

Leer másDistimia o pesimismo crónico

Entrenamiento emocional

Si te gusta entrenar tu cuerpo, ¿por qué no haces lo mismo con tu mente? Te propongo algunos motivos para empezar ya con este entrenamiento.

Nuestras emociones se suceden cada día. Nos sentimos tristes, enfadados, alegres, irritados, agobiados,….con frecuencia y a veces, todas estas emociones las sentimos en el mismo día. Y  es normal, cada día nos ocurren 3 cosas buenas, 3 neutras y 3 no tan buenas. dinosaurio-cazador-culturas-prehistoria-pintado-por-yulis-9788860Con frecuencia, no fijamos más en las no tan buenas que en las otras 6… Y esto es así, por nuestra propia naturaleza humana. Estamos programados para  poder sobrevivir a los posibles peligros que nos puedan acechar, de forma que nuestra atención se centra en la información negativa desde el principio de la humanidad. De lo contrario, nuestra especie se habría extinguido hace mucho porque en la antigüedad  los  animales sueltos campaban libremente por nuestro entorno, en busca de comida, también para facilitarse su supervivencia.

En la actualidad, las amenazas no suelen ser tan palpables. Pero, nuestro instinto y nuestro aprendizaje nos llevan a anticipar peligros, a pensar mal, porque  hacemos uso de refranes como “piensa mal y acertarás”; a descontrol de ira, porque no canalizamos de  forma correcta nuestras emociones.

Leer másEntrenamiento emocional

Los cuatro jinetes del apocalipsis

En una pareja los desacuerdos son normales. Por muchos años que lleven de convivencia, ambos son personas distintas con necesidades también diferentes. Los problemas, el estrés y la rutina  pueden llevarnos a un deterioro en la comunicación y en la forma en la que enfrentamos los conflictos.pareja

Según Gottman , reconocido en la actualidad como uno de los terapeutas más influyentes, especializado en terapia familiar y de parejas, cuatro son las formas de comunicación que pronostican un deterioro en la relación de pareja, y en algunos casos la ruptura.

  1. LA CRÍTICA. Consiste en descalificaciones a la personalidad de su pareja, utilizando  afirmaciones plagadas de generalizaciones del tipo “nunca” o “siempre”, o con etiquetaciones como “eres un …·” Es una forma de comunicación agresiva, que no tiene en cuenta los sentimientos de la pareja. Se confunde conducta con forma de ser, y son frecuentes los reproches, “los trapos sucios” y las acusaciones.
  2. ACTITUD DEFENSIVA. Como defensa ante lo que se considera un ataque. No se acepta la responsabilidad propia en la creación del conflicto y se defiende la opinión personal, sin aceptar o considerar los argumentos de la pareja. Se adopta el papel de víctima, y se culpa al otro de los problemas.
  3. DESPRECIO. Se habla a la pareja desde una posición de superioridad. Y esto se observa no solo en las verbalizaciones, sino también en el lenguaje corporal, en las miradas y en los gestos de tensión. Son frecuentes los insultos, las descalificaciones, las burlas, repitiendo gestos o palabras. La persona que es despreciada se siente en situación de inferioridad, con su autoestima muy deteriorada.
  4. AMURALLAMIENTO. Consiste en una actitud de distanciamiento visual, y verbal. No tanto emocional, ya que la persona con esta actitud utiliza un autodiálogo negativo, “pensamientos calientes” que le llevan a actitudes de ira, del tipo “me parece increíble lo que está diciendo”.

Leer másLos cuatro jinetes del apocalipsis